Últimos artículos:

El viaje en tren de Buenos Aires a Bahía Blanca duró lo que decían, catorce horas. A las diez de la mañana estábamos entrando en la estación y la gente ni esperó a que frenara para salir al pasillo y amontonarse en fila. Hacía mucho frío aquella mañana y  fuimos los últimos en bajar después de ponernos lo más abrigado que llevábamos, un jersey de lana y una chaqueta que ni mi abuela se pondría, comprados en tiendas del Ejército de Salvación de Buenos Aires.Nada más bajar, un policía de la brigada de narcóticos –lo decía en su espalda- fue directo a una pareja medio hippie que andaba con unos bolsos y una caja de cartón subida a unas rueditas. Les preguntó si llevaban “algo” y ellos dieron que no. Revisó los bultos y encontró un paquetico minúsculo con hierbas, marihuana.

El policía les recriminó que no les dijera la verdad y el tipo, que pasaba los treinta y con las mismas pintas que tienen todos los hippies o medio hippies, le dijo que tenía las hierbas para trabajar. Los llevaban a la estación, pero antes se necesitaba un testigo. Otro agente se acercó a nosotros y creyó que no entendíamos español. Por fin encontraron a uno. Leyeron un pequeño manifiesto donde decían que se procedía a decomisar la droga incautada. Al poco rato, vimos al testigo al lado de una bicicleta. Le pedimos prestado un mapa que llevaba para ubicar Bahía Blanca y qué carretera tomar para hacer autostop. El chico era colombiano y venía desde Bogotá, unas veces pedaleando y otras en tren o coche, y quería llegar hasta el fondo de Argentina. Está loco, pensé. Nos despedimos sin saber que dos semanas después nos volveríamos a encontrar en una carretera perdida.

Estación de Bahía Blanca.

Llegamos a la gran plaza del pueblo y, mientras desayunamos, vimos pasar a la pareja ya liberada. Nos saludamos y en una de las esquinas pusieron una tela en el suelo y empezaron a vender artesanías. Sin mapa y sin tener idea de qué hacer en Bahía Blanca, fuimos a dar a la oficina de información turística. El pueblo era un gran polo petroquímico donde se refina el petróleo que llega de Comodoro Rivadavia. Nos explicaron cómo salir a la ruta para hacer dedo hacia Bariloche, donde nos habíamos comprometido a trabajar como voluntarios en una granja. Fui hasta un quiosco de periódicos y revistas a averiguar sobre los buses y el hombre me regaló una tarjeta con seis pesos de recarga. Quise pagarle, pero no aceptó. “No por favor, me ofende”, recuerdo que me contestó. Me preguntó de dónde era. Le dije que era cubana y se emocionó al hablarme de Silvio Rodríguez.

Después de una hora de confusión, de subirnos y bajarnos de cuatro buses porque cada conductor nos decía que no iba para donde íbamos, llegamos a la carretera y nos paramos a la salida de la estación de servicio. Era mediodía, almorzamos los frijoles negros que sobraron del día anterior en Buenos Aires y nos pusimos a dibujar el cartel. La experiencia haciendo autostop nos ha convencido de que es mejor poner un pueblo cercano. El siguiente a Bahía Blanco era Río Colorado, a unos 200 kilómetros.

No sé qué tiempo estuvimos aguantando el cartel. Primero Peter, luego yo. Creo que lo tenía yo cuando un minibús azul paró y el chófer me preguntó si iba para Río Colorado. Le dije que sí. “¿Te vas a portar bien”, me contestó el hombre. “Si me duermo, prometo no roncar”, le respondí. Subimos las mochilas al maletero y nos acomodamos. Había espacio de sobra, cuatro asientos libres para nosotros.

El hombre se llamaba Walter y nada más subir nos contó que en su familia eran seis. Ese día viajaba con uno de sus hijos pequeños a Río Colorado, pero él y su mujer tenían una chica de 19 años, creo que otro chico de 17 y el menor de uno. Hasta hace un año había vivido en su finca en Río Colorado pero tuvo que mudarse por trabajo a Bahía Blanca. Echaba de menos el campo, aunque iba casi todos los fines de semana porque en la zona todavía viven sus padres. Aquel sábado tenía otra excusa, su padre organizaba una exhibición de avionetas en el aeroclub hasta el domingo.

Walter, su hijo y yo, antes de despedirnos.

Walter y su hijo escuchaban un álbum de bandas de rock inglesas. La primera pregunta que me hizo fue cómo logré salir de Cuba y si había sido difícil. Me dijo que Cuba estaba en la lista de países por visitar y me pidió consejos sobre qué ver. Me habló de que los cubanos y los brasileños le dan muy buena energía. Estuvimos hablando durante casi todo el camino, casi a gritos desde mi asiento trasero. Le conté de mi amor por el choripán que probé en Buenos Aires y él me dijo que estaba en la zona de la mejor carne y el mejor chorizo de Argentina. También nos dijo que ahora la vaca estaba cara porque no había muchas. “El Gobierno tomó  medidas populistas de bajar el precio para que todo el mundo pudiera comprar carne y entre eso y la que se exporta, no hay vacas”, me explicó dándome el dato de que una vaca ha pasado de costar 100 dólares a 1.000 en apenas dos o tres años.

Le ofrecimos un alfajor Havanna y siguió hablándonos de que quería sembrar maíz en su finca. Nos avisó de que ya dejábamos la provincia de Buenos Aires y entrábamos en La Pampa pero solo durante unos kilómetros. A mí me parecía estar en África, llanos desolados con árboles bajos y desperdigados. “A partir de ahora fíjense en esto” –señalando a unas plantas bajitas y que parecían espinosas”, “este va a ser el paisaje que verán de ahora en adelante desde Río Negro”.

Walter no nos explicó muy bien qué hacía, aunque recuerdo que pasamos por terrenos y un frigorífico enorme y nos dijo que todo era de su familia. Fue un tipo simpático y amigable que nos confesó habernos recogido porque yo le parecí una chica del pueblo que estudiaba en la universidad de Bahía Blanca. Al final terminó convenciéndonos de no seguir directo a Bariloche y bajar  más por la Patagonia. Nos aseguró que, incluso yendo a dedo, podríamos hacerlo en una semana. Vimos un camping al lado del río y le pedimos que nos dejara ahí. Nos hicimos una foto y nos dio su tarjeta por si necesitábamos algo. Al poco rato vi que era el presidente de una empresa que se llama Puerto Frío S.A..

Nuesta primera parrilla, de chorizos.

El camping estaba desolado porque la temporada no empezaba hasta el primero de diciembre, nos explicó el dueño o el encargado, que vivía con su mujer e hijas justo en la entrada. El hombre no nos quiso cobrar. Amarramos las hamacas y fuimos directo a comprar chorizos de la zona.

Los chorizos no nos defraudaron, tenían un sabor más intenso y refinado y no tanto a condimentos, a cebolla y ají. Al día siguiente desayunamos los dos chorizos que nos quedaban junto al río y salimos a la carretera. El hombre del camping y su mujer nos despidieron y nos pidieron que cogiéramos unos ramitos de romero para la buena suerte. Y así hicimos.



  1. Leatha Sheen (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    I like this website very much so much wonderful info.

  2. range rover philadelphia (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Some really nice and utilitarian info on this internet site, as well I conceive the style contains superb features.

  3. Car Accident Lawyer Philadelphia (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Thanks for sharing excellent informations. Your web site is so cool. I’m impressed by the details that you’ve on this web site. It reveals how nicely you perceive this subject. Bookmarked this website page, will come back for extra articles. You, my friend, ROCK! I found just the info I already searched everywhere and just couldn’t come across. What a perfect web-site.

  4. lawn and garden (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    It’s in reality a great and helpful piece of information. I am glad that you just shared this helpful information with us. Please keep us up to date like this. Thank you for sharing.

  5. leaf removal (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    I like what you guys are up also. Such clever work and reporting! Carry on the excellent works guys I’ve incorporated you guys to my blogroll. I think it will improve the value of my site :).

  6. Christmas Chat (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Heya i am for the primary time here. I found this board and I find It really helpful & it helped me out a lot. I’m hoping to give one thing again and help others like you helped me.

  7. Backlinkee (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    fantastic points altogether, you simply gained a brand new reader. What would you suggest about your post that you made some days ago? Any positive?

  8. blacksmithing (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    My spouse and I stumbled over here by a different website and thought I should check things out. I like what I see so now i’m following you. Look forward to looking at your web page repeatedly.

  9. topsoil Hockessin (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    I like this web blog very much, Its a rattling nice situation to read and incur information.

  10. forex systems 90% discount (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Hey there, You’ve done an incredible job. I’ll certainly digg it and in my opinion suggest to my friends. I am confident they’ll be benefited from this web site.

  11. freebies (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Nice post. I used to be checking constantly this weblog and I am inspired! Very helpful info particularly the last section 🙂 I deal with such information much. I was looking for this certain information for a very lengthy time. Thanks and good luck.

  12. SWTOR Credits (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Wow! Thank you! I permanently wanted to write on my website something like that. Can I include a fragment of your post to my site?

  13. One Way Anchor Text Backlinks (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    I love your blog.. very nice colors & theme. Did you design this website yourself or did you hire someone to do it for you? Plz answer back as I’m looking to create my own blog and would like to find out where u got this from. appreciate it

  14. Cheap tablet review (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Thanks for your post. Another item is that to be a photographer involves not only problems in taking award-winning photographs but also hardships in establishing the best digicam suited to your needs and most especially struggles in maintaining the caliber of your camera. This is very correct and clear for those photography enthusiasts that are in to capturing the particular nature’s engaging scenes – the mountains, the actual forests, the actual wild or perhaps the seas. Visiting these amazing places absolutely requires a digicam that can surpass the wild’s nasty area.

  15. humour (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    This is very interesting, You are an overly skilled blogger. I’ve joined your rss feed and stay up for looking for more of your excellent post. Also, I have shared your web site in my social networks!

  16. Kate (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Good post and right to the point. I am not sure if this is actually the best place to ask but do you people have any ideea where to get some professional writers? Thx 🙂

  17. Nikita Brittin (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Keep up the wonderful piece of work, I read few blog posts on this web site and I conceive that your blog is real interesting and has sets of excellent info.

  18. echelle telescopique (Responder) el martes, 8 de noviembre, 2011

    Sweet site, super design and style, real clean and utilise friendly.