Últimos artículos:

El brasileño de derechas del gimnasio; el jamaicano lleno de oro encima; el carpintero de ojos azules al que le falta el primer molar de la derecha; el periodista que me llevó al carnaval de Camden y que no pudo darme un orgasmo por impreciso; el balsero de La Habana que me derrotó por partes; Andy, del que no  hay nada que reseñar;  Philip, que tenía un dibujo al carbón de Miles Davis en su piso de Bruselas; Rob, el aburrido profesor de Biología; Ronnie, el jovencito irlandés; Dani, el malagueño que estuvo en 2006 y repitió en noches recicladas; Jonathan, el de Manchester, que decía “bus” como /bus/; el fotógrafo del Guardian; Tom, el danés que hablaba de democracia en las barbacoas; Tim, el CEO de Nottingham; Jeremy, que dormía con un antifaz negro; Manuel, el italiano; Kev, el que ponía alarmas; Alex, el pelirrojo, el primero después de siete años; Sam, que no podía desnudarse y que me pedía que le hablara de Foucault.

Y seguramente hubo otros, parches/retazos/medias piezas de un tiempo que no encaja.



  1. Alejandro Aguilar (Responder) el domingo, 20 de enero, 2019

    Me gusta tu estilo.

    • Mai (Responder) el domingo, 20 de enero, 2019

      Muchas gracias, Alejandro!

  2. Rogério Tosca (Responder) el domingo, 20 de enero, 2019

    Con un brasileño de derechas debe haber sido horrible!! Cualquier experiencia.