Últimos artículos:

Cinco días en Chicago no dan para mucho, pero me despedí de la ‘Ciudad del viento’ satisfecha con lo visto y hecho. Aquí les dejo una lista –no por estricto orden- de lo que no te puedes perder si la visitas por primera vez.

1- Comerse en un perro caliente al estilo chicagüense, algo que no puedes encontrar en Nueva York, según dicen sus vecinos. El mejor y más auténtico está en Home Depot.

Es un centro de jardinería y bricolaje (en el cruce de las calles North Ave y Elston) y que está abierto todos los días hasta las 22.00. El hot-dog clásico cuesta 2,50 dólares.

2- Medio día en el Instituto de Arte de Chicago. Es el más renombrado de la ciudad. La entrada cuesta $US18 y es gratis los jueves por la noche. Tiene una moderna ala diseñada por Renzo Piano. Para un descanso, el jardín junto al museo con esculturas al aire libre (Henry Moore, entre otros). Está en el Parque del Milenio (Milennium Park).

3. El paseo en barco que ofrece la Fundación de Arquitectura de Chicago durante 90 minutos por el río Chicago. Cuesta 35 dólares, esencial para entender la arquitectura e identidad de la ciudad.

4. Probar la pizza estilo Chicago. La masa es más parecida a la del pie. Las más celebradas son las de Lou Malnati’s, que son normalmente para llevar. La clásica lleva, además de queso y tomate en cantidades industriales, salchicha. Mi preferida, solo de tomate y queso. Cuesta unos 11 dólares y comen dos.

5. Darse una vuelta por barrios de Chicago. En la ciudad hay oficialmente cerca de 200, muchos de ellos singulares y que nada tienen que ver con la estética ni el diseño del downtown. Esenciales, el Wicker Park (calles Damen y Division), la zona alternativa y de gente joven, con tiendas y pequeños café muy curiosos. El barrio indio, en la calle Devon, más numeroso que el de Nueva York y auténtico. Luego, el pequeño Saigón (vietnamita), éste no es que sea muy agradable para pasear pero la comida es excelente. También están Pilsen, el área mexicana; la griega y la comunidad africana, ésta última al noreste. Hythe Park es de visita obligada y destaca por el arte urbano. Está en la zona sur, la más conflictiva de Chicago, aunque lo más importante es no salirse de las fronteras del barrio. Yo llegué hasta ahí en un bus pero no tomé el camino correcto teniendo en cuenta las caras de los vecinos en las esquinas y los pasajeros que se subían en cada parada. En Chicago tuve la impresión de que los negros seguían siendo la clase más baja, era muy notable la diferencia con relación a los blancos o de otras razas, algo que no ocurre, por ejemplo, en Londres. Me bajé en Hythe Park y no me atreví a caminar después de ver a una mujer policía cacheando a un grupo de adolescentes contra un coche  y con las manos en alto.

6 . Un paseo en bicicleta por el borde del Lago Michigan.

7. Ver un partido de béisbol de los Cachorros de Chicago (Cubs) en el estadio Wrigley. Es mucho más divertido que los partidos de las Medias Blancas (White Sox). El estadio, construido en 1914, tiene mucha más historia. Los asientos más baratos, detrás de la tercera base.

8. Subir hasta el piso 96 del John Hancock Center, en la avenida Michigan. Tiene un observatorio en la última planta pero es caro. Si no se quiere pagar un dineral hay dos formas: bajar un piso, hasta el bar y pedir algo (lo más económico es una taza de té por seis dólares). O si eres mujer, entrar al baño y desde ahí, después de hacer un pipí, se pueden disfrutar las vistas más espectaculares de Chicago, según los entendidos. Hay unos enormes paneles de cristal a todo alrededor.

 

Brunch.

9.Disfrutar de un brunch el domingo (esa especie de desayuno-almuerzo de los americanos entre las 11 y las 14.00). Un bar con estilo es el Earwax Café, en Milwaukee (Wicker Park, la parada del Metro es Damen). El día que fui el café estaba cerrado y en su lugar crucé la calle y entré al Bongo Room. Inolvidable. Dos personas $US32 con propina incluida.

10. El espectáculo Second City o La segunda ciudad es una especie de club de la comedia en vivo. Forma parte de la historia del teatro de Chicago y muchos famosos comediantes de Estados Unidos comenzaron su carrera ahí. Los precios van desde los 16 hasta los 30 dólares dependiendo del día y la hora. Sirven bebidas y comida durante el show. Vale la pena.
Y, por último, los trenes elevados que cruzan Chicago y se meten por entre sus edificios. Forma parte de la red de Metro conocida como The Loop o El Loop, por el trazado del primer tranvía que tuvo la ciudad haciendo una gran curva. Está considerado el segundo sistema de transporte más grande de los Estados Unidos después del de Nueva York. Los precios son razonables; un billete sencillo cuesta $US 2,25, pero vale la pena pagar por un pase de tres días ($14) o de siete ($23).

Todas las fotos de Chicago en Flickr




  1. Replicaonline (Responder) el sábado, 3 de septiembre, 2011

    Quite right! It is excellent idea. I support you.

  2. replica watches (Responder) el sábado, 3 de septiembre, 2011

    wow, nice post, I was wondering the same thing. and found your site by bing, many userful stuff here, now i have got some idea. bookmarked and also signed up your rss. keep us updated.